[dynamic-sidebar id='Debajo header']
SILLICON VALLEY

Andrés Iniesta le dice adiós al Barcelona y al futbol

[dynamic-sidebar id='Arriba post']

Después de muchos años bajo la disciplina del equipo barcelonés con que ganó más de 30 títulos, el hombre que dio el gol ganador para España en la Copa Mundial de 2010, afirmó que al finalizar la temporada jugará en China, informa PL.

«Mi etapa acaba este año», dijo entre lágrimas Iniesta, en una rueda de prensa en la que compareció delante de toda la plantilla, directiva y cuerpo técnico del Barça.

Iniesta llegó a las categorías formativas del Barcelona en 1996, cuando tenía 12 años. Debutó en el primer equipo en octubre de 2002, con Louis Van Gaal como entrenador, y con el paso del tiempo se convirtió en un ícono de la institución.

Levantó ocho Ligas españolas, seis Copas del Rey, cuatro Ligas de Campeones y tres Mundiales de Clubes.

Pero más allá de los números, Iniesta se convirtió en uno de los representantes más fieles de un estilo que encandiló al fútbol mundial con Josep Guardiola como entrenador (2008-2012) y con Xavi Hernández y Lionel Messi como sus principales socios en el campo.

Su calidad e inteligencia en la cancha lo convirtieron en una figura internacional, y su humildad en una persona querida por todos, ya fueran compañeros o adversarios.

Formó parte esencial de la época dorada de la selección española al conquistar dos Eurocopas (2008 y 2012) y un Mundial (2010). Suyo fue, además, el gol que convirtió a España en campeona del planeta por primera y única vez.

Su increíble palmarés no estuvo acompañado por tantos premios individuales,principalmente por ser contemporáneo de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Muchos consideran todavía una injusticia que Iniesta no haya recibido el Balón de Oro en aquel 2010 y esta semana la revista France Football, que entrega desde 1956 el galardón, le pidió perdón por no haberlo reconocido nunca como el mejor del mundo.

El perdón por El Globo de oro

Una de las revistas más prestigiosas del mundo futbolístico, France Futball, publicó un editorial en señal de respeto por el jugador, que consideró uno de los más valiosos por su «inteligencia», en un texto repleto de elogios. La idea central de la columna, a manos del experto periodista entemas de fútbol Pascal Farré, era disculparse por el error de nunca haber otorgado a Iniesta el merecido Balón de Oro.

JR te regala, ahora que Iniesta se retira del fútbol europeo, el editorial de la revista, y te invita a contarnos en la caja de comentarios, ¿qué crees del adiós de este estelar futbolista?

«Lo que sigue no es un editorial. Lo dejamos claro desde el principio para evitar cualquier malentendido. Es un acto de lealtad. Absolutamente asumido. El sábado pasado, con motivo de la Copa del Rey, el Sr.Iniesta sin duda jugó la última final con su club siempre antes de formalizar su partida a China. Todavía tenemos un máximo de una docena de partidos oficiales esta temporada, incluida la Copa del Mundo, para disfrutar de la gracia del mejor facilitador de todos los tiempos. No es un jugador, es EL jugador, una excepción ecuménica que merece el respeto, incluso la de los rivales como As y Marca que fueron participes este fin de semana de su homenaje. Es muy poco, este áspero paquete de mil minutos, para consolarnos por la pérdida de este funambulista, cuya elegancia solo se ve igualada por la generosidad. El lugar donde la mayoría de sus contemporáneos pasan el tiempo complicando la vida y la vista, él se divirtió durante quince años para simplificar todo. Sin ninguna arrogancia engreída y como un hedonista atento, para hacer disfrutar del buen juego. Sin él, Messi probablemente se habría cansado del Barça antes. Con él, el Barça ha destruido todas las adversidades posibles. Intuitivo, hábil e iconoclasta, el Sr.Iniesta ha demostrado que el cerebro es sin duda el músculo esencial de los campeones fuera de serie. Su talento es inventar. Un altruismo forzoso que ciertamente lo ha privado de un reconocimiento aún más majestuoso. Como es el Balón de Oro, que se le escapó en 2010 (segundo) y en 2012 (tercero). Entre las grandes ausencias en el palmarés del Balón de Oro, la de él es dolorosa. A menos que una gran actuación en Rusia le permita reparar esta anomalía democrática».

[dynamic-sidebar id='Abajo post']