[dynamic-sidebar id='Debajo header']
SILLICON VALLEY

Animada jornada turística en el malecón de Progreso.

[dynamic-sidebar id='Arriba post']

Sol, arena, mar y mucha diversión fue lo que disfrutaron ayer los turistas que arribaron, como cada martes, en el crucero “Carnival Valor”.

Los vendedores ambulantes, trovadores, meseros y prestadores de servicios como “bananas”, motonetas y paseos por la ciudad aprovecharon la derrama de dólares que los visitantes dejan a su paso por el puerto.

La mañana se prestó a disfrutar de la playa y los turistas no lo pensaron dos veces para darse un buen masaje, descansar bajo una palapa, disfrutar un platillo con diversos guisos marinos, pasear por la ciudad, comprar recuerdos, tomarse fotos, lucir el traje o el cuerpo y broncearse al sol.

A ellos se sumó también turismo local, que aprovechando el asueto por el Día del Maestro se fueron a la playa a disfrutar con la familia.

Ayer a diferencia de los dos últimos arribos del crucero se observó más gente en las mesas y camastros de la playa.

La “banana” fue de las atracciones más demandadas, la cual consiste en un paseo arrastrándola y sorteando o enfrentándose a las olas, el precio es de 5 dólares por persona y alcanzan hasta 10 en un paseo.

Batas, viseras, pulseras, collares y dulces fueron de los objetos más adquiridos por el turista, claro, después de la cerveza.

A pesar de que se ofrecen otros atractivos como visitar los flamencos, la reserva El Corchito o Dzibichaltún, la mayoría de los turistas prefiere tener a la vista el barco, quedarse en la playa, disfrutar el malecón y la comida progreseña.

[dynamic-sidebar id='Abajo post']