La cita fue este jueves a las 7:30, el estadio no lucía totalmente lleno como es algo normal cada 15 días, seguramente tiene que ver con el tráfico de la ciudad a esa hora o incluso de que cada vez hay menos interés por estos juegos de liguilla en algún sector de la afición, supongo que es algo que ocurre cuando ya es tan normal estar en esta instancia del torneo.

Todo lo que se había dicho por parte de Tigres se cumplió desde el inicio: se decidió iniciar con el sistema 3-4-3, jugaron Ayala – Juninho – Torres Nilo en la central, Damm y Aquino como carrileros, Carioca y Dueñas de volantes centrales y arriba Vargas – Valencia – Gignac. Estaba muy claro que el juego iba a ser dinámico por los carriles, así fue como se estuvo desarrollando pero hubo algo quizá no tan esperado que ocurrió.

El cuerpo técnico e inteligencia deportiva del Club Santos tuvieron a bien analizar a Tigres con esa línea de 3 y vieron que en fase ofensiva por dentro llegaban a congestionarse. Fue por eso que decidieron utilizar línea de 5, como carrileros jugaron Flores Villafaña y Abella por izquierda y derecha, respectivamente. Carlos Izquierdoz, Alcoba y Angulo jugaron como defensas centrales desde el inicio.

Al minuto 35, Siboldi decidió abandonar esa idea inicial para pasar a jugar 4-4-2, corrió a Angulo a la lateral izquierda, sacó a Villafaña para poner a Cortés y así sumar un mediocampista cercano a José Vázquez, para que Lozano e Isijara estuvieran cercanos a las bandas y así darle muchos más problemas a Damm y Aquino hacerlos bajar y evitar que ellos pudieran llegar a línea de fondo.

Para ese momento Tigres ya estaba arriba 1-0 por anotación de Hugo Ayala en balón parado, un aspecto que no se tiene tan bien dominado para ahora fue efectivo en uno de los primeros intentos. Esto hizo que se abrieran algunos espacios, tanto de Tigres como de Santos, y Villafaña sale porque no llegaban, no tenían profundidad, ya con ese cambio a 4-4-2 empezaron a atacar mejor.

La segunda parte tuvo un mejor desempeño por parte de Santos, 56% de posesión con 9 tiros con 3 a portería. Incluso hubo una jugada bastante clara por parte de Alcoba que Nahuel responde bien con una buena ubicación.

Tigres estuvo defendiendo muy cerca de su portería, al 67 salió Vargas para que entre Zelarayán y así tener más control en mediocampo y ¾ de cancha, algo que había sido difícil de tener durante el juego. 4 minutos después entró Jiménez por Damm, esto normalmente era para pensar que cambiarían a línea de 4, pero no fue así porque Santos tenía a Djaniny, Furch y Rodríguez en el campo, además entró Cetre que es un futbolista importante en el campo abierto, fue así que Tigres mantuvo aún su línea de 5 en defensa, 3 en ataque.

Lo más importante de este juego fue que Tigres pudo mantener el cero en su portería, fundamental para la serie por el tema de gol de visitante. La vuelta será el domingo en Torreón, un juego que Ricardo Ferretti deberá plantear de forma ofensiva. La mejor forma de defender es atacando.