[dynamic-sidebar id='Debajo header']
SILLICON VALLEY

Fiesta termina en homicidio, borrachos matan a su vecino en Bosques de San Sebastian

[dynamic-sidebar id='Arriba post']

Un hombre fue brutalmente golpeado hasta ser  privado de la vida por un grupo de borrachos y drogadictos en Bosques de San Sebastián, en la calle 6E, módulo 45, departamento 8.
El hoy occiso llevaba el nombre de Uciel Camarillo Ventura, de aproximadamente 30 años de edad, quien vivía sólo en ese departamento, el resto de su familia radica en Estados Unidos.
De acuerdo a los reportes policiales en el departamento marcado con el número 7, un hombre llamado José Antonio, había organizado una ruidosa fiesta, a la cual invitó a un grupo de aproximadamente 25 motociclistas, entre hombres y mujeres.
Al calor de las copas, y según las fuentes consultadas también drogas, la fiesta se volvió cada vez más ruidosa, hasta el punto que Uciel, salió de su casa y desconectó la corriente eléctrica, callando la música y así poder descansar.
Sin embargo los hombres que estaban en la fiesta salieron y al encontrarse con Uciel en la escalera se le fueron en bola y comenzaron a golpearlo salvajemente. Tanto que los vecinos escuchaban como golpeaban sin piedad a este hombre.
La violencia que descargaron en contra de Uciel fue tal que las mismas mujeres que acompañaban a los golpeadores les pedían a gritos que se detuvieran porque lo iban a matar.
Entonces una voz femenina, adulta, gritó que lo subieran, y así es como lo llevaron hasta su propia casa en donde siguieron golpeándolo. Y según algunas fuentes consultadas, en el lugar se observa sangre en el piso, paredes e incluso en el techo.
Suponen que fueron los propios homicidas quienes desnudaron el cuerpo y sus ropas las aventaron a la azotea. Donde también, dicen, había latas de cervezas.
Después de que mataron a este hombre, los responsables escaparon. Incluso José Antonio, el anfitrión de la fiesta, quien hasta la tarde de este viernes no había vuelto a su domicilio.
Los vecinos exigen que se haga justicia, afirman que Uciel “no era un alma de Dios”, era drogadicto y borracho, “pero no merecía que lo mataran, menos de esa manera”.
También, los vecinos, están preocupados de que el cuerpo del hombre vaya a parar a la fosa común, pues no hay ningún familiar que lo pueda, reclamar. Por ello piden que se difunda lo ocurrido para que el papá y hermanos se enteren y acudan a reclamar el cadáver y así le puedan darle una humana sepultura.

 

fuente: Odilon Larios

[dynamic-sidebar id='Abajo post']