[dynamic-sidebar id='Debajo header']
SILLICON VALLEY

México en contra de una crisis económica, social y política.

[dynamic-sidebar id='Arriba post']

La crisis que ha padecido México los últimos setenta años en los terrenos económico, político, social y cultural no ha tocado fondo. En el aspecto fiscal, salarial, financiero, de acumulación, del desarrollo industrial, agrícola, manufacturero y de servicios, acusa agudas contradicciones y desequilibrios profundos. No hay crecimiento ni equidad.

La crisis de las ideas es pareja con la realidad. México ha querido seguir resolviendo sus paradojas con los mismos instrumentos políticos y los mismos retintines de siempre . Nadie sacudió el enjambre, y las diferencias se incrementaron. ‎Una élite parasitaria, favorecida con todos los instrumentos del Estado se ha consolidado sobre todas las demás.

El modelo, llámese como le gusten llamar, ya sea de sustitución de importaciones, de desarrollo estabilizador o de desarrollo con justicia no ha logrado más que perpetuar las variables. Y las soluciones cada vez son más lejanas. No hay materia prima para hacer aspirinas, se azolvan los ríos y las presas, los tractores se hacen viejos y el campo duerme el sueño de los justos, en manos de los injustos.

El capital físico y humano se desperdicia. El capital monetario y crediticio se concentra cada vez más en muy pocas manos, y la olla de presión puede estallar, a falta de pivotes de desfogue. Ciento treinta millones de mexicanos no se conforman con ver que sólo el uno por ciento de la población nada en la abundancia. La pirámide está al revés.

Etiquetas
[dynamic-sidebar id='Abajo post']