[dynamic-sidebar id='Debajo header']
SILLICON VALLEY

¿Por qué la final de la UEFA se juegará en Kiev?

[dynamic-sidebar id='Arriba post']

La pregunta se ha repetido desde que el Real Madrid lograra el pasaporte para la final ¿Por qué en Kiev? Las sedes de las finales se eligen con dos años de antelación. No piensen que la UEFA espera a que se sepan los finalistas para designar la ciudad más lejana. La engalanada Kiev ya lleva dos años trabajando para la final.

El Wanda Metropolitano dará forma al último partido de 2019 y fue elegido hace un año. De hecho, en la tarde del jueves se ha dado a conocer que Estambul albergará la final de 2020, pero tal y como apuntó Ceferin, no sería extraño ver pronto una final de la Champions en otro continente.

La final de Kiev y la próxima Supercopa de Tallin son el penúltimo legado de Platini, que en su etapa como presidente pretendió acercar este tipo de partidos a todo el continente, tal y como deja patente la Euro 2020 con 12 sedes diferentes. Ceferin endureció las condiciones a raíz de los problemas de alojamiento de Cardiff de hace doce meses.

Quiere que estos partidos sean una fiesta y eso pasa por la facilidad para la llegada de los aficionados y el poder encontrar acomodo en la ciudad en cuestión, extremos que Kiev no cumple pese a que en 2012 diera cobijo a la final de la Euro. Ahora la exigencia se ha multiplicado y se certifica en el sitio y con anterioridad.

Con el cambio de norma, la UEFA exige a los comités organizadores, los responsables finales, ciertas garantías, pero lo que no puede controlar es que loshoteles cancelen reservas o multipliquen por 10 los precios de las habitaciones.

Bloquea algunos hoteles que distribuye entre los equipos, pero no puede hacer lo mismo con todos los hoteles de la ciudad, que como ha pasado en Kiev, pasó en Lisboa o Cardiff y pasará en Madrid, ven la ocasión para hacer el agosto en plena primavera. Y si dudan de las subidas de los precios, den una vuelta por Mónacoeste fin de semana, con la Fórmula 1.

La elección de Kiev no fue acertada. La llegada es compicada, tal y como demuestran las 2.500 entradas devueltas por los equipos y que por seguridad no se pueden vender. Habrá huecos en la grada. Además, ayer se suspendieron tres vuelos desde LIverpool por problemas en el aerpouerto de Kiev.

El argumento de acercar a todos las finales cae cuando el precio de las entradas no están al alcance del sueldo medio de, por ejemplo, los ucranianos. Sacaron a la venta 6.700 a 70 euros, por los 300 euros que ganan de media.

Los aficionados locales presenciarán el partido en las pantallas habilitadas en la fan zone, pero pocos dentro del Olímpico.

[dynamic-sidebar id='Abajo post']